7 tips financieros para recién casados

Hogar no es cuando son dos: es cuando son uno en ejecución y más de dos en su suma.

Cuando creamos una familia estamos comprometiéndonos a muchas cosas. Una es tener unas finanzas que permitan crear el bienestar familiar que ofrezca la mejor calidad de vida a los integrantes de la célula familiar.

En el pasado, el hombre era responsable de traer el sustento a la casa y la mujer de administrarlo, hoy es diferente: los dos mantienen la casa y ambos deben ser excelente administradores. Aquí mis consejos para lograrlo:

Tener una sola cuenta. Iniciar en conjunto una vida financiera hace que los dos miembros piensen en conjunto y se conviertan en administradores de los ingresos. Ganar por separado y gastar por separado lleva a descontroles y muestras de poder. Hogar no es cuando son dos: es cuando son uno en ejecución y más de dos en su suma.

Destinar un porcentaje al ahorro. El inicio de toda bonanza financiera es el ahorro. Nunca se podrá invertir si no se tiene qué invertir. Las emergencias no se afrontan con deudas caras si se tiene un monto guardado o invertido. Hasta una buena idea que se quiera convertir en un negocio necesita dinero para poderla hacer exitosa.

Tener un plan financiero en conjunto. ¿Qué queremos hacer con el dinero que ganamos? ¿Cómo ganamos más? Deben sentarse por lo menos una vez al año a hacer el plan con visión de conjunto. Se deben comprometer y administrar las arcas unidos. Cada mes se revisan los avances. El plan debe tener objetivos de corto, medio y largo alcance.

Pensar en el techo propio. A la hora de formar un hogar se debe planificar firmemente para un día poseer el lugar de donde nadie los pueda sacar. Pueden pasar muchas cosas con los ingresos, recomiendo no correr el enorme riesgo de quedar en la calle. No tiene que ser de inmediato, pero sí verlo a un plazo razonable. Tengan un ahorro especial para el inicial, tomen parte de los ingresos extraordinarios y cuando tengan lo planificado cojan un préstamo hipotecario y compren la primera vivienda propia.

Debe ser ajustada a una familia pequeña, como máximo dos hijos. Luego se hará el cambio a una mayor… todo a su tiempo y paso a paso.

Aprender de finanzas personales. Uno de los grandes errores es querer navegar sin haber aprendido a conducir una embarcación. Las informaciones están a la mano, muchas son gratuitas, otras de muy bajo costo, algunas instituciones regalan charlas a sus clientes… no hay excusas.

Hacerse enemigo de las deudas malas. Sí de las de consumo, las que no traen nada con ellas sólo un disfrute efímero y un dolor de cabeza a plazos. Recuerde, cuando las deudas entran por la puerta el amor sale por la ventana. Deudas que se tomen para producir deben ser bien calculadas para que den más de lo que consumen, esas son las deudas inteligentes, esas sí son recomendables.

Guardar dinero para las vacaciones. El descanso es primordial para la salud y revitalizador para la pareja. No hay que esperar a que lleguen las vacaciones para entonces endeudarse o no poderlas disfrutar. Haga la previsión sacando parte de los ingresos y poniéndolos en una cuenta separada llamada “Disfrute” o como la quiera nombrar.

Una pareja que arranca una vida en conjunto inicia muchas cosas. Recomiendo mirar la situación como nueva y dejar atrás los errores cometidos y malos hábitos financieros. Es un comienzo en conjunto, lleno de esperanzas y sueños que tienen que ser convertidos en realidad si desean una larga vida felices y juntos.

Leer Mas…

Deja tus Comentarios

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *