Las Caribeñas se sacan la espina, pero igual necesitan cinco sets para vencer a Cristo Rey

SANTO DOMINGO. Otra vez por segunda ocasión, Cristo Rey y las Caribeñas se fueron a cinco sets, pero la historia fue diferente contrario al primer compromiso.

Luego de un quinto agónico quinto set, finalmente las Caribeñas se sobrepusieron de una derrota sufrida ante sus potenciales rivales de la serie final al vencerlas 3-2 (25-21/15-25/25-22/17-25/15-13).

No fue fácil.

En el quinto set, las Caribeñas comenzaron con un 5-2, que llevó al dirigente Wilson Sánchez a solicitar un tiempo. Al regreso, Gaila González fue atrapada en la red para aumentar a un 6-2. Finalmente el cambio del tiempo técnico llegó 8-5.

El partido se disputó en el Palacio Nacional de Voleibol Ricardo Gioriber Arias.

Priscila encabezó a las Caribeñas con 24 puntos, 14 de ellos en ataques, Lisvel Eve 18, Anneris Valdez 14, Cándida Arias nueve. Por Cristo Rey, Gaila González 23 de los que 18 fueron por remates, Madeline Guillén y Erica Asencio 12, Marianne Fersona 10 y Marifranchi Rodríguez nueve.

En el juego anterior, Caribeñas estuvo 7-4 y perdió el juego. Todo parecía indicar que el avance sería sencillo. El intercambio de puntos se mantuvo y Prisilla sacó con un 10-7, que inició un rally hasta 12-7, luego de un cambio Annerys Valdez puso el partido 13-8, pero Cristo Rey se acercó con dos puntos más y llevó a Cristian Cruz, a solicitar un tiempo.

Otra vez llegó el virus que afecta a las Caribeñas, los altibajos, al punto que el partido se puso 13-12 y finalmente, ganaron el set 15-13, luego de un efectivo bloqueo en solitario de Cándida Arias. La pelota fue al fondo sin encontrar oposición.

“La clave fue la intención que pusimos”, dijo Prisilla Rivera. “No es verdad que van a a venir a quitarnos el juego. Eso es mentira. Lo vamos a luchar y lo vamos a sacar”, agregó la jugadora.

El equipo se vio 12-7 y lo que parecía ya real, se convirtió en pesadilla, ya que Cristo Rey regresó para pegar el partid. “Pensamos que lo íbamos a terminar más fácil. Nos desconcentramos”, explicó Rivera.

Ahora que cada equipo tiene 4-1, con un balance de serie 1-1, Rivera y sus compañeras pueden respirar más tranquilas. “Nosotras teníamos esa espina”, dice sobre la derrota del primer juego, también en cinco sets. “Nosotras vinimos con la mentalidad de ganar costara lo que costara. “La banca no nos ayudó lo suficiente, pero una jugadora sola no gana un partido”, explicó.

La inestabilidad no sólo se produjo en el quinto set, también en el período anterior. Los altibajos de las Caribeñas fueron una constante. Después de dominar el tercer set y colocarse 2-1 en períodos ganados, Cristo Rey tuvo una arrancada de 8-3 en el cuarto período. Esa constante se mantuvo y pese a que se acercaron por momentos (13-11) y batallaron sucesivamente con esa desventaja, las de Cristo Rey prevalecieron para ganarlo 24-17.

Leer Mas…

Deja tus Comentarios

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: